La agricultura ecológica es una muy buena opción en el caso de que quieras comer sano a la vez que sentirte más unido y en sintonía con la naturaleza. La dificultad de adquirir productos de calidad, libre de pesticidas y químicos, ha dado paso a una época en la que cada vez más personas quieren optar por un autoabastecimiento ecológico y sostenible y eligen plantar su propio huerto. 

Lo único que a veces se interpone en alcanzar este objetivo es la dificultad que algunas personas pueden encontrar a la hora de montar la estructura y espacio idóneo para ello, por este motivo, desde Rábita, queremos ofreceros una pequeña lista de recomendaciones para que salgáis airosos de dicha tarea.

Pasos a seguir para construir un huerto ecológico casero

  1. Contar con algún espacio abierto, preferiblemente un jardín, aunque también podemos valernos con una terraza. Si queremos que el cultivo de sus frutos, deberemos respetar la necesidad del cultivo de estar expuesto a la luz natural un mínimo de horas al día. 
  2. Tener claro el tipo de verduras que queramos cosechar, tendremos que valorar que características ambientales necesitaremos para sacar adelante nuestro cultivo. No es lo mismo las características que nos ofrece el norte de España, que las que podemos encontrar en el sur, ya que el ambiente será más fresco o más seco dependiendo de la zona. 
  3. Uso de mallas: Podremos utilizar mallas específicas para agricultura con el fin de ajustar en la medida de lo posible las características medioambientales a nuestro cultivo. Así podremos protegerlo de cualquier factor que sea negativo para su correcto crecimiento. Para este fin, en Rabita contamos con mallas antivientos, mallas antigranizo,antiinsectos, etc … ¡Contáctanos y te ayudaremos a elegir la tuya!
  4. El riego: Se recomienda el goteo ya que evita que se formen humedades en el cultivo, aunque en el caso de que el huerto en cuestión tenga unas dimensiones muy reducidas, bastará con una simple regadera.
  5. Por último, pero no menos importante, tendremos que poner mucha atención a la tierra que vayamos a usar en el huerto, pues ésta deberá ser de calidad para ayudar a que nuestras verduras crezcan fuertes y sanas sin necesidad de añadidos, como pesticidas o químicos… (¡Precisamente lo que queremos evitar!)

¿Qué plantar?

Contamos con muchas opciones a la hora de elegir las hortalizas y/o frutas que queremos plantar en nuestro huerto ecológico… Entre las opciones más populares encontramos:

  • Tomates: Suele ser una elección bastante recurrente entre los que se inician en esta aventura del cultivo casero, pues la planta es muy fácil de cultivar y mantener. Basta con exponer la planta en un lugar con mucha luz y regarla un par de veces por semana. El sabor tan especial que ofrecen unos tomates plantados en cultivo casero, nada tiene que ver con el que encontrarás en el supermercado.
  • Espinacas: Perfectas para cultivar en pequeños huertos caseros, pues sólo necesitaremos espaciarlas unas de otras por unos 30 cm. En cuanto a la tierra, suele amoldarse muy bien a cualquier tipo, siempre y cuando ésta sea de calidad, es decir, contenga suficiente materia orgánica.
  • Zanahorias: Una hortaliza muy fácil de cultivar además de rica en nutrientes. En el caso de las zanahorias, a lo que tendremos que prestarle más atención será en mantener la tierra siempre húmeda, de esta manera la zanahoria crecerá sin parangón durante todo el proceso de cultivo. 
  • Lechuga: Como el resto de hortalizas aquí nombradas, ésta precisará de luz natural, aunque en sus inicios convendrá mantenerla en un lugar en semisombra hasta que empecemos a ver que brotan las primeras hojas. 

En Rábita contamos con una gran variedad de mallas agrícolas afines a este tipo de cultivo, por lo que estaremos encantad@s de atender cualquier consulta para así, junto con los consejos anteriores, ayudaros a hacer realidad vuestro huerto ecológico en casa.