Desde tiempos remotos el olivo ha supuesto un cultivo de gran importancia en la cuenca del Mediterráneo. Actualmente cerca del 80% de la producción de aceitunas del mundo se encuentra en esta zona, y aproximadamente un 25% de la producción de aceite de oliva es de origen español. El proceso de recogida de aceitunas lleva en continua evolución desde la época del Imperio Romano, y con paso lento pero seguro, los métodos de recogida, refinado y comercialización han sido optimizados con el paso de los siglos. La recolección de aceituna es la época más importante del año en un olivar, ya que determinará la calidad del resultado final tanto si es para aceituna de mesa como si el producto obtenido es aceite de oliva. El momento de la recogida lo determinan varios factores como el meteorológico, la complejidad organoléptica que alcancen las aceitunas, o si éstas se van a destinar a mesa o a aceite. En este artículo te presentamos las diferencias entre los distintos mantos de recogida de aceitunas, y en qué condiciones es óptimo cada uno de ellos.

Tipos de recogida

La modalidad de recolección depende en gran medida del tipo de plantación, que puede ser tradicional, intensivo o superintensivo. Abordaremos los distintos tipos de recogida en uno de nuestros próximos artículos, pero por lo general son los siguientes:

  • Ordeño
  • Vareo
  • Vareo mecánico
  • Vibración

Mantos de recogida

Para evitar que las aceitunas toquen el suelo directamente, se colocan mantos de recogida que cubren la superficie de tierra alrededor del olivo. De esta forma, no habrá contacto entre el fruto y la arena, piedras o sustancias fitosanitarias del terreno, que puedan dañarlo o quedar adheridas a él y hacer que su procesado sea de menor calidad.

En el uso de mantos de recolección de frutos, en este caso de aceitunas, se presenta como muy ventajoso el empleo de mantos debido a que los frutos derribados caen sobre el lienzo y no tocan el suelo, entregándose en la almazara con menos impurezas o suciedad, obteniendo una cosecha de mayor calidad. Este aspecto es a tener muy en cuenta en la recogida de la aceituna, ya que de aquí podremos distinguir 2 tipos de categorías: de “vuelo” o de “suelo”: La aceituna de “vuelo” presentará un mejor rendimiento al no rodar entre piedras y arena, reduciendo la probabilidad de dañar la piel del fruto. La aceituna de “suelo” puede perder calidad por su contacto con piedras y arena, la rotura de la piel iniciará el proceso de degradación ya en el olivar.

Nuestros mantos de recogida

Factores como las características del terreno, la densidad de plantación, la preparación del suelo, y el tipo de recolección que se vaya a llevar a cabo, harán que el tejido recomendado sea diferente.

RabitaMNT 6×6, el “manto común”

Los mantos de recolección RabitaMNT 6*6 están fabricados en HDPE material virgen sin reciclado añadido. Por su peculiaridad de uso/aplicación y su convivencia simultánea con maquinaria pesada agrícola, se trata de un producto muy estacional, que no se haya aditivado con Anti UV para compensar y ver reducidos sus costos.

Son fabricados tradicionalmente en color negro; y en verde también, para zonas específicas de España como el norte de Cataluña. La resistencia mecánica del manto de recolección viene de la mano de su densidad de hilos en urdimbre y trama, similar al de una malla cortavientos con un calibre de hilo de 0,27 mm.

Los mantos de recolección pueden ser confeccionados en cualquier medida, siendo muy común las medidas de 6*12, 7*14, 8*16, etc… disponemos de equipos auxiliares de confección con robot de corte y costura que garantizan la precisión y exactitud en las medias.

Las costuras en el tejido están 100% garantizadas y se usan diferentes combinaciones de ancho; siendo nuestro ancho máximo de fabricación en tejido continuo de 5 metros.

RabitaMNT 5×4, un manto reforzado

En los últimos tiempos, ha cosechado un gran éxito el conocido como “Manto de Recolección Reforzado” o “Manto antibarro”. Se trata de RabitaMNT 5*4, construido en Gasa de vuelta y con un tamaño de poro mayor que aporta ventajas en los trabajos de recolección, como una mayor resistencia mecánica gracias al propio tejido de gasa

Facilita las labores de recolección ante condiciones climáticas desfavorables: permite una mejor liberación de barro, menor enganches, etc…

Según el tipo de terrenos sobre los que se trabaje, la propia experiencia de los agricultores nos habla de mejor habilidad en su manejo, suelos arcillosos en los que el manto se hunden por las ruedas de la maquinaria pesada; suelos muy pedregosos donde existe un gran riesgo de enganche, etc…

Además de los mantos de recolección, podemos ofrecer una amplia gama de productos relacionados con estas tareas, como varas, mantillas de rafia laminada en sus diferentes presentaciones (2,60 x 2,70; 2,70 x 2,70 y 2,90 x 2,90. Provistas de eslingas y anillas en las esquinas para facilitar la manipulación), y sacas de malla de ensilado altamente resistentes, un tejido plano y con un calibre de monofilamento con tratamiento Anti UV de 0,40 mm.