La conservación de alimentos ganaderos durante los meses de más frío, puede volverse una tarea fácil y sencilla si nos hacemos con los materiales necesarios y de calidad.

En Rábita, contamos con un tejido especial de alta resistencia para la protección de ensilados en trinchera: Rabitasilage, compuesto por hilos de gran espesor de polietileno de alta densidad (HDPE), nos ayuda a conservar dichos ensilados tanto para explotaciones ganaderas como para plantas de Biomasa.

Además, este tejido, entre otras características también cuenta con un tratamiento de protección antisolar (UV), lo que proporcionará una protección 100% eficaz contra cualquier condición climatológica.

La colocación de este tejido es muy importante si queremos unos resultados óptimos, para ello, habrá que colocarlo sobre el film plástico de ensilado de tal manera que quede totalmente adherido. Si lo hacemos así, el film quedará protegido tanto frente a frente a fuertes fenómenos meteorológicos, como pueden ser granizo o lluvias torrenciales… y también frente a los posibles daños que pudieran producir pájaros o roedores que se encuentren por la zona.

imagen Pexel

Proceso de ensilado, ¿En qué consiste?

El proceso de ensilado mantiene frescos los alimentos en trinchera, manteniendo de esta forma sus propiedades.
Este proceso se consigue a través de fermentaciones, las que ayudan a que los elementos nutritivos que se liberan en el momento de la muerte de las células vegetales no se pierdan, siendo transformadas por las bacterias en ácido láctico, lo que produce a su vez un descenso de pH e impide el desarrollo de otras especies perjudiciales que no sobreviven en entornos ácidos, consiguiendo nuestro cometido: Alimentos ganaderos frescos y nutritivos.

Imagen Pexel

Ventajas del ensilado de forrajes frente a los silos tradicionales:

Una de las principales ventajas es el ahorro significativo que conseguimos en alimentación ganadera. Este sistema de ensilado, permite una menor pérdida durante el proceso de forraje, además del aumento de la calidad nutricional que se consigue con el forraje húmedo para nuestros animales.

Otra de las ventajas reside en su fácil portabilidad y almacenamiento, ya que ofrece la posibilidad de embalar, encintar y transportar la hierba con una mayor agilidad.

Destacar el ahorro de tiempo. Tan sólo necesitaremos unas pocas horas para segar y secar las hierbas, por lo que podremos olvidarnos de estar pendientes de la lluvia.

Como último, comentar que este sistema es perfecto para fincas de tamaño reducido, así como para zonas de montaña, es decir, es ideal para aquellos ganaderos que quieran realizar esta tarea de manera autónoma por la flexibilidad que ofrece y también para facilitar el trabajo de aquellos contratistas (tractoristas) que tengan que realizar diferentes tareas.

Si después de esta información estás interesado en adquirir nuestro tejido RabitaSilage así cómo recibir una atención personalizada en cuanto a recomendaciones de uso para tu caso en concreto, puedes contactar con nosotros rellenando el siguiente formulario, estaremos encantados de ayudarte.